Representación y defensa judicial en la jurisdicción social

 
EXTRACTO GRATUITO

La representación y defensa judicial la encontramos regulada en los arts. 18 al 21 del Capítulo II del Título II de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social (LRJS) .

El proceso laboral, se caracteriza por la sencillez, agilidad y rapidez, y es por eso que en el art. 18, LRJS , titulado "Intervención en juicio", reconoce a las partes la facultad de comparecer por si mismas o a través de representante. Mientras que en el art. 436 de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial (LOPJ) y el art. 23 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (LEC) está representación recae en la figura del procurador, en el art. 18.1 la representación puede ser llevada a cabo por abogado, procurador, graduado social colegiado o cualquier persona que se encuentre en el pleno ejercicio de sus derechos civiles.

Contenido
  • 1 Facultad de las partes de comparecer por sí mismas en la jurisdicción social
  • 2 Presentación de la demanda y pluralidad de actores o demandados en la jurisdicción social
  • 3 Representación por los sindicatos en la jurisdicción social
  • 4 Intervención de abogado, graduado social colegiado o procurador en la jurisdicción social
  • 5 Representación y defensa del Estado en la jurisdicción social
    • 5.1 Representación y defensa de las Comunidades Autónomas en la jurisdicción social
    • 5.2 Representación y defensa de las Entidades Gestoras y de los Servicios Comunes de la Seguridad Social
  • 6 Ver también
  • 7 Recursos adicionales
  • 8 Legislación básica
  • 9 Legislación citada
  • 10 Jurisprudencia citada
Facultad de las partes de comparecer por sí mismas en la jurisdicción social

La facultad de comparecer por sí mismas es la que menos se utiliza, dado que los trabajadores necesitan un representante con conocimientos técnicos de Derecho para garantizar un buen asesoramiento y defensa.

Por otro lado, la exigencia de graduados sociales colegiados resulta irrelevante, ya que, como la propia norma indica la representación puede conferirse a cualquier persona que se encuentre en el pleno ejercicio de sus derechos civiles. El graduado social también tiene la posibilidad de interponer recurso de suplicación . En cambió el recurso de casación u otros ante el Tribunal Supremo es solamente competencia de los abogados.

El art. 18, LRJS también puntualiza que la representación podrá conferirse mediante poder otorgado por comparecencia ante el secretario judicial (apud acta) o por escritura pública (poder notarial para pleitos). Según el art. 18, LRJS no ha de realizarse la comparecencia ante cualquier secretario judicial, sino ante el secretario competente en el concreto proceso. No obstante este rigor de que se trate del secretario judicial del pleito, es excesivo, así cabe la comparecencia ante cualquier secretario judicial, véase STSJ Cataluña 9 de marzo de 2010 [j 1].

En el art. 18.2, LRJS se limita a remitirnos al art. 21.2, LRJS en caso de otorgarse representación a abogado.

Presentación de la demanda y pluralidad de actores o demandados en la jurisdicción social

En el art. 19, LRJS titulado "Presentación de la demanda y pluralidad de actores o demandados", en su primer apartado, hace un prólogo de la regulación de la demanda, dice que podrá presentarse individualmente o de modo conjunto, en un solo escrito o en varios y, en este caso su admisión a trámite equivale a su acumulación, que sólo se podrá denegar por las causas del art. 26, LRJS .

En caso de presentar demandas que no permitieran su acumulación , el secretario judicial requerirá al demandante para que en el plazo de cuatro días subsane el defecto. En caso de que no lo hiciera, dará cuenta al tribunal para que éste, en su caso, acuerde el archivo de la demanda ( art. 27, LRJS ).

En el art. 19.2, LRJS establece que en los procesos en los que demanden de forma conjunta más de diez actores, éstos deberán designar un representante común, con el que se entenderán las sucesivas diligencias del litigio, así pues, el legislador muestra una clara intención de simplificar la tramitación de procesos por razones prácticas.

Existe una obligación de designar a un representante común, que deberá ser abogado, procurador, graduado social colegiado, uno de los demandantes o un sindicato y dicha representación se otorgará ante el secretario judicial o mediante escritura pública o realizarla en el mismo momento de la conciliación previa al proceso laboral. Junto con la demanda el representante deberá aportar el documento correspondiente al otorgamiento del poder.

La representación ante los servicios de conciliación, medición y arbitraje se ha transferido a las Unidades o Servicios de las Administraciones de las Comunidades Autónomas, excepto Ceuta y Melilla que se realiza en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Asimismo también se puede realizar ante órganos no administrativos que asuman estas funciones.

De conformidad con el art. 19.3, LRJS se vuelve a hacer referencia a la acumulación de procesos y designación de un representante común . Aparece la figura del liticonsorcio activo (más de diez demandantes contra un demandado) y el liticonsorcio pasivo (una o más demandas contra más de diez demandados), en estos casos cuando se acuerde la acumulación de procesos, siempre que no haya contraposición de intereses entre ellos, el secretario judicial les requerirá para que designen un representante común. Dicho representante podrá ser abogado, procurador, graduado social colegiado, uno de los demandantes o un sindicato, como habíamos mencionado en el apartado anterior. Junto con la comunicación a los actores de la resolución de acumulación, el secretario judicial les citará de comparecencia dentro de los cuatro días siguientes para el nombramiento del representante común; si el día de la comparecencia no asistiese alguno de los citados en forma, se procederá a la designación del representante común, entendiéndose que quien no comparezca acepta el nombramiento efectuado por el resto.

En este caso la designación de la representación se reduce a sólo ante el secretario (apud acta).

Así pues, en este apartado tercero del art. 19, LRJS volvemos a ver el carácter ágil que le da el legislador a la norma.

El art. 19.4, LRJS continua tratando sobre la designación de representante común y establece que cualquiera de los demandantes o demandados cuando se acuerde acumulación de procesos, podrá expresar su voluntad justificada, de comparecer por si mismo o de designar un representante propio, diferente del designado de forma conjunta, es decir, se elimina la obligación de acatar una representación que no sea de su agrado, pero es necesario que su oposición sea motivada con razones suficientes.

Así, podrá ser representado por abogado, procurador, graduado social colegiado, o cualquier persona que se encuentre en el pleno ejercicio de sus derechos civiles ( art. 18.1, LRJS )

El art. 19.5 de la LRJS se refiere a cuando la pretensión no afecte de modo directo e individual a trabajadores determinados sino a intereses genéricos del colectivo laboral correspondiente.

Legitima a los representantes sindicales y unitarios (comités de empresa y delegados de personal) la defensa en juicio de estos intereses colectivos de trabajadores, siempre y cuando, nos remarca la norma, no haya contraposición de intereses entre ellos (concordancia con el art. 65 del Estatuto de los Trabajadores (ET) )

Las representaciones se entenderán a efectos de emplazamiento y comparecencia, es decir, que éstas serán convocadas a conciliación y juicio .

También nos indica que hay que respetar la decisión de los trabajadores que indirectamente pudieran resultar afectados, de comparecer por si mismos o de designar un representante propio.

Representación por los ...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA