Relación laboral especial de los penados en instituciones penitenciarias

Autor:Víctor Santa-Bárbara Rupérez
 
EXTRACTO GRATUITO

La relación laboral especial de los penados en instituciones penitenciarias tiene como antecedentes y fundamento el art. 25.2 de la Constitución Española (CE) , que establece el derecho de los condenados a penas de prisión, a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, y el art. 27.2 , de la Ley Orgánica 1/1979, de 26 de septiembre, General Penitenciaria (LGP) , que establece que el trabajo directamente productivo que realicen los internos será remunerado y, por otro lado párrafo c) del apartado primero, art. 2 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (TRLET) , que enuncia como relación laboral de carácter especial la de los penados en las instituciones penitenciarias.

Estas previsiones fueron desarrolladas en el Capítulo IV del Título V del Real Decreto 190/1996, de 9 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento Penitenciario .

Contenido
  • 1 Delimitación de la figura contractual especial para los penados en instituciones penitenciarias
  • 2 Relación laboral penitenciaria
  • 3 Trabajo en régimen abierto
  • 4 Contenido de la relación laboral especial de los penados en instituciones penitenciarias
  • 5 Contrato temporal para penados en instituciones penitenciarias
    • 5.1 Incentivos del contrato temporal para penados en instituciones penitenciarias
  • 6 Normativa destacada
  • 7 Ver también
  • 8 Recursos adicionales
    • 8.1 En formularios
    • 8.2 En doctrina
  • 9 Legislación básica
  • 10 Legislación citada
Delimitación de la figura contractual especial para los penados en instituciones penitenciarias

Para los penados por sentencia del orden jurisdiccional penal, el trabajo se configura, a la vez, como un derecho y un deber, y tendrá carácter formativo, productivo o terapéutico, con el fin de prepararlos para las condiciones normales de trabajo libre.

Así, se considera relación laboral de carácter especial la establecida entre el Organismo Autónomo Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo u Organismo Autonómico equivalente y aquellos pensados/internos que desarrollen una actividad laboral en los talleres de los centros penitenciarios.

Las condiciones bajo las que se efectuará esta prestación de trabajo por parte del penado serán las siguientes:

  • No tendrá carácter aflictivo ni correctivo.
  • No atentará contra la dignidad del interno.
  • Se organizará y planificará atendiendo a las aptitudes y cualificación profesional del interno, de manera que satisfaga las aspiraciones laborales de aquél en cuanto sean compatibles con la organización y la seguridad del establecimiento en que se halle.
  • Será facilitado por la Administración.
  • Gozará de la protección dispensada por la Seguridad Social.
  • No se supeditará al logro de intereses económicos por parte de la Administración.
  • El trabajo productivo que realicen los internos será remunerado y se desarrollará en las debidas condiciones de seguridad e higiene.
Relación laboral penitenciaria

La organización laboral penitenciaria se estructurará de forma que posibilite el ejercicio de los derechos y deberes laborales de los internos respecto a la formación profesional, el aprendizaje de técnicas laborales y la consecución de medios económicos justos a través de los siguientes vectores ( art. 27.2 ):

  • Acciones formativas: dirigidas a la formación profesional de los internos.
  • Talleres escuela: en los que se trata de combinar el trabajo en prácticas con una actividad remunerada.
  • Trabajos productivos: se trata aquí de la realización de actividades productivas idénticas o similares a las realizadas en los trabajos libres, con la finalidad de que los internos puedan tengan la posibilidad de reintegrarse, al salir el establecimiento penitenciario, a puestos de trabajo en el ámbito laboral del exterior.
  • Servicios de mantenimiento o conservación de los establecimientos: aquí, se considerará prestación laboral cuando se ésta se realice de forma continuada, con dedicación exclusiva durante la jornada laboral correspondiente. En estos trabajos los internos dependerán directamente de los funcionarios, debiendo cumplir las instrucciones que de éstos reciban.

El empresario/empleador será siempre el Organismo Autónomo Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo (Organismo autonómico competente), los cuales tienen atribuidas las competencias relativas a la planificación, organización y control del trabajo; siendo las respectivas Juntas de Tratamiento de los Centros Penitenciarios las que adjudicarán los puestos vacantes a los internos de acuerdo a un orden de prelación predeterminado.

Asignación de puestos de trabajo. Si en un establecimiento no hubiera empleo para todos los internos, tendrán preferencia aquéllos en los que en la prescripción del tratamiento individualizado, se considere necesaria la aplicación del trabajo.

En los demás casos tendrán preferencia los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA