Protección y garantías del salario

Autor:Víctor Santa-Bárbara Rupérez
 
EXTRACTO GRATUITO

En el ordenamiento jurídico-laboral, estando el salario destinado a retribuir el trabajo como actividad laboral personalísima del trabajador y teniendo en cuenta, además, que a la luz del art. 35 de la Constitución Española (CE) el salario atiende a constituir "una remuneración suficiente para satisfacer las propias necesidades de aquél y las de su familia", nos situamos en un ámbito de singular protección y en presencia de un área donde opera intensamente el orden público laboral, y es en con arreglo a tales principios que la percepción del salario está protegida especialmente. Se analiza en este apartado la protección y garantías del salario.

Contenido
  • 1 Tipos de garantías y medidas de aseguramiento del salario
  • 2 Inembargabilidad del salario
  • 3 Privilegios Crediticios. El salario como crédito privilegiado extramuros de procedimiento concursal
  • 4 Garantías del salario en el seno de procedimiento concursal
  • 5 El salario en el procedimiento concursal
  • 6 Normativa aplicable
  • 7 Jurisprudencia destacada
  • 8 Notas
  • 9 Ver también
  • 10 Recursos adicionales
    • 10.1 En formularios
    • 10.2 En doctrina
  • 11 Legislación básica
  • 12 Legislación citada
  • 13 Jurisprudencia citada
Tipos de garantías y medidas de aseguramiento del salario

Estas garantías y medidas aseguramiento en favor del trabajador en aras a la percepción efectiva por el mismo del salario o salarios devengados mediante su prestación de servicios se articulan en un triple nivel:

  • En relación a los salarios devengados y en concurrencia con terceros acreedores de la empresa, mediante la calificación de los salarios como crédito privilegiado.
Inembargabilidad del salario

Regla General. El art. 27.2 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (TRLET) dispone :

«El Salario Mínimo Interprofesional, en su cuantía, es inembargable».

El art. 607.1 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (LEC) establece:

«Es inembargable el salario, jornal, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional.»

A su vez, el Real Decreto 1415/2004, de 11 de junio, por el que se aprueba el Reglamento General de Recaudación de la Seguridad Social , dispone en su art. 92.2 :

«A efectos del embargo de salarios, sueldos, pensiones, retribuciones o sus equivalentes y de prestaciones económicas reconocidas al deudor por la Seguridad Social o por cualquier organismo o entidad pública, se estará a lo dispuesto en los art. 27.2, TRLET y art. 607, LEC

Excepciones. Esta regla de inembargabilidad absoluta para la cuantía del SMI tiene una sola excepción: no regirá la misma cuando el embargo o la retención sobre el salario del trabajador tenga por objeto el pago de alimentos debidos al cónyuge, a los hijos o de los decretos o escrituras públicas que formalicen el convenio regulador que los establezcan en virtud de resolución de los Tribunales en procesos de nulidad o separación matrimoniales, o de divorcio , o de alimentos provisionales o definitivos , en cuyos supuestos el Juez fijará la cantidad a embargar ( art. 608, LEC ).

Las cantidades superiores o que excedan de aquella suma sí son susceptibles de resultar embargadas para responder de las deudas contraídas por el trabajado, y así, los embargos por disposición judicial de salarios, sueldos, pensiones, jornales o retribuciones, en la parte que excedan de la cuantía del SMI , se efectuarán de conformidad a la siguiente escala, cualquiera que sea la clase de deuda de que se trate:

Si los salarios, jornales, sueldos, pensiones o retribuciones estuvieren gravados con descuentos permanentes o transitorios, impuestos, tasas, arbitrios u otras cargas públicas, la cantidad líquida que, deducidos éstos, perciba el trabajador-deudor será la que sirva de tipo para regular la aplicación de los porcentajes indicados.

Privilegios Crediticios. El salario como crédito privilegiado extramuros de procedimiento concursal

El ordenamiento jurídico laboral otorga al salario, como crédito del trabajador frente al empresario , unas preferencias frente a las deudas que aquél pueda mantener, también, con terceros.

  • Créditos Superprivilegiados. Los créditos por salarios de los últimos 30 días de trabajo, y en cuantía que no supere el doble del SMI , gozarán de preferencia sobre cualquier otro crédito, aunque éste se encuentre garantizado por prenda o hipoteca ( art. 32.1, TRLET ).

Nos situamos aquí ante un “superprivilegio” puesto que, en la cuantía señalada, el crédito salarial del trabajador, por disposición legal, se antepone de forma absoluta e incondicionada a cualquier otro crédito para el que el deudor-empresario haya establecido garantía real prendaria o hipotecaria . La efectividad del crédito laboral por estos últimos 30 días de salario impone que:

“El trabajador ha de cobrar antes que el acreedor con garantía real, y para que esa anterioridad sea efectiva y real, la venta de la cosa debe llevarse a cabo libre de cargas, pues en caso contrario, de subsistir el gravamen hipotecario, el crédito laboral fácilmente quedaría sin satisfacer; la venta pública de un inmueble hipotecado lleva, por tanto consigo necesariamente la extinción y subsiguiente cancelación de la hipoteca anterior, como prevé en el similar supuesto el art. 233 del Decreto de 14 de febrero de 1947, por el que se aprueba el Reglamento Hipotecario (RH) al decir que se cancelarán todas las inscripciones y anotaciones pospuestas al crédito del actor. Este privilegio, establecido en norma con rango de Ley, no puede ser desconocido ni por los Tribunales de cualquier orden jurisdiccional, ni por los Registros de la Propiedad, ni por los acreedores afectados, incluso por la Hacienda Pública, por cuanto el art. 32.1, TRLET no establece en la preferencia excepción alguna...” (STS Sala 4ª, de lo Social, 23 de Marzo de 1988 [j 1]).
  • Créditos con preferencia especial (refaccionarios). Los créditos salariales gozarán de preferencia sobre cualquier otro crédito respecto de los objetos elaborados por los trabajadores mientras sean propiedad o estén en posesión del empresario ( art. 32.2, TRLET ).

La garantía se refiere claramente a créditos de naturaleza salarial, no indemnizatoria que puedan tener los trabajadores frente la empresa. Aquí no se establece ningún límite cuantitativo ni temporal con el que limitar o fijar la deuda salarial -que debe ser líquida y vencida–, respecto de la cual, en términos generales, se otorga preferencia sobre cualquier otro crédito respecto de los objetos/productos elaborados/producidos por los trabajadores y en tanto que tales bienes estén en posesión del empresario o sean de su propiedad. Se consideran incluidos en tales objetos/productos los bienes inmuebles a los que se incorpora el trabajo y las naves industriales o inmuebles en general donde los trabajadores desarrollan su trabajo. El concepto de «objetos elaborados por los trabajadores» ha sido interpretado extensivamente por la Jurisprudencia al señalar como incluidos y afectos a esta garantía también los elementos y utillajes necesarios e imprescindibles para la actividad laboral de los trabajadores, comprendiéndose entre aquéllos los inmuebles y edificaciones o naves industriales donde se desarrolla la actividad laboral.

  • Créditos con preferencia ordinaria. Los créditos salariales no protegidos en las letras anteriores tendrán la condición de singularmente privilegiados hasta la cuantía que resulte de multiplicar el triple del SMI por el número de días de salario pendientes de pago y gozarán de preferencia sobre cualquier otro crédito, excepto créditos con derecho real en los supuestos en los que éstos, con arreglo al Decreto de 8 de febrero de 1946, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley Hipotecaria (LH) , sean preferentes.

La misma consideración tendrán las indemnizaciones por despido en la cuantía correspondiente al mínimo legal calculada sobre una base que no supere el triple del salario mínimo. Aquí, el concepto “indemnización” se interpreta de forma extensiva comprendiendo todas aquellas indemnizaciones y salarios de tramitación previstos/as legalmente para el caso de extinción del contrato de trabajo (despidos disciplinarios improcedentes, extinciones por causas objetivas, extinciones...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA