Enclaves laborales

Autor:Víctor Santa-Bárbara Rupérez
 
EXTRACTO GRATUITO

Los denominados enclaves laborales aparecen como medida de fomento de empleo para colectivos con especiales dificultades de inserción en el mercado de trabajo y también como una medida más de desarrollo y concreción del II Plan de Acción para las Personas con Discapacidad (2003-2007) aprobado por el Consejo de Ministros el 5 de diciembre de 2003.

La habilitación al Gobierno para la regulación de los enclaves deriva, en primer lugar, del art. 17.3 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores a tenor del cual el Gobierno podrá otorgar subvenciones, desgravaciones y otras medidas para fomentar el empleo de grupos específicos de trabajadores que encuentren especiales dificultades para acceder al empleo; en segundo lugar, la propia Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos derogada por el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social , que dedica su título VII a la integración laboral, incluidos los centros especiales de empleo a que se refieren los arts. 41 a 46 de dicha ley. Finalmente, también la Real Decreto Legislativo 3/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Empleo. , que en su art. 40.1 habilita al Gobierno a establecer programas específicos destinados a fomentar el empleo de las personas con especiales dificultades de integración en el mercado de trabajo, incluyendo entre ellos a las personas con discapacidad.

Los enclaves laborales se configuran como una subcontratación de obras o servicios entre un centro especial de empleo y una empresa ordinaria, que se acompaña de determinadas cautelas y garantías ligadas al colectivo al que se dirige, que refuerzan el régimen jurídico general de la subcontratación.

Contenido
  • 1 Concepto y régimen jurídico del enclave laboral
  • 2 Objetivos perseguido por los enclaves laborales
  • 3 Contrato entre el centro especial de empleo y la empresa colaboradora
  • 4 Contrato de enclave
    • 4.1 Contenido mínimo del contrato
    • 4.2 Duración del enclave
    • 4.3 Número mínimo de trabajadores del enclave
    • 4.4 Trabajadores destinados al enclave
  • 5 Relaciones laborales en el enclave
  • 6 Prevención de riesgos laborales en el enclave
  • 7 Incorporación a la empresa colaboradora: Incentivos
    • 7.1 Tránsito del empleo protegido al empleo en el mercado ordinario
    • 7.2 Incentivos para la contratación por la empresa colaboradora de trabajadores con discapacidad que presentan especiales dificultades para el acceso al mercado ordinario de trabajo
    • 7.3 Incentivos para la contratación por la empresa colaboradora de otros trabajadores con discapacidad del enclave
    • 7.4 Bonificaciones para la empresa contratante
  • 8 Normativa destacada
  • 9 Ver también
  • 10 Recursos adicionales
    • 10.1 En Formularios
    • 10.2 En doctrina
  • 11 Legislación básica
  • 12 Legislación citada
Concepto y régimen jurídico del enclave laboral

Se entiende por enclave laboral, de acuerdo con el art. 1 del Real Decreto 290/2004, de 20 de febrero, por el que se regulan los enclaves laborales como medida de fomento del empleo de las personas con discapacidad :

el contrato entre una empresa del mercado ordinario de trabajo, llamada empresa colaboradora, y un centro especial de empleo para la realización de obras o servicios que guarden relación directa con la actividad normal de aquélla y para cuya realización un grupo de trabajadores con discapacidad del centro especial de empleo se desplaza temporalmente al centro de trabajo de la empresa colaboradora.

La dirección y organización del trabajo en el enclave corresponde al centro especial de empleo , con el que el trabajador con discapacidad mantendrá plenamente, durante la vigencia del enclave, su relación laboral de carácter especial en los términos establecidos en el propio Real Decreto 1368/1985, de 17 de Julio, por el que se regula la Relación laboral de Carácter especial de los Minusválidos que trabajen en los Centros especiales de Empleo .

Jurídicamente nos hallamos en presencia de la denominada figura de la «subcontrata» como lo ratifica el hecho de que la propia norma establezca expresamente la aplicación a los enclaves laborales de las previsiones normativas establecidas en el art. 42, TRLET en cuanto a responsabilidades empresariales de índole laboral, y de los arts. 142 y 168 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social en materia de cotizaciones a la seguridad social y responsabilidad empresarial en orden a las prestaciones de aquélla a favor de los trabajadores.

Objetivos perseguido por los enclaves laborales

Los objetivos socio-laborales perseguidos a través de los enclaves laborales son los siguientes ( art. 2, Real Decreto 290/2004, de 20 de febrero, por el que se regulan los enclaves laborales como medida de fomento del empleo de las personas con discapacidad ):

  • Favorecer el tránsito desde el empleo en los centros especiales de empleo al empleo en empresas del mercado ordinario de trabajo de las personas con discapacidad y, en particular, de aquellas que por sus características individuales presentan especiales dificultades para el acceso al mercado ordinario de trabajo.
  • Permitir a los trabajadores con discapacidad de un centro especial de empleo desarrollar su actividad laboral en una empresa del mercado ordinario de trabajo completando, en todo caso, su experiencia profesional mediante el desarrollo de los trabajos, tareas y funciones que se realicen en tal empresa, facilitando de esta manera sus posibilidades de acceso al mercado ordinario de trabajo.
  • Conseguir que la empresa del mercado ordinario de trabajo en la que se realiza el enclave laboral tenga un mejor conocimiento de las capacidades y aptitudes reales de los trabajadores con discapacidad, como paso previo a su eventual incorporación a la plantilla de la empresa.
  • Posibilitar el crecimiento de la actividad desarrollada por los centros especiales de empleo y, por tanto, la contratación por éstos de nuevos trabajadores con discapacidad, favoreciendo la creación de empleo estable para personas con discapacidad.
Contrato entre el centro especial de empleo y la empresa colaboradora

El enclave podrá realizarse por los Centros Especiales de Empleo , debidamente calificados e inscritos como tales de acuerdo con lo dispuesto en su normativa reguladora, que lleven inscritos en el registro correspondiente al menos seis meses y que hayan desarrollado su actividad de forma continuada en los seis meses anteriores a la celebración del contrato por el que se constituye el enclave.

El centro especial de empleo no podrá tener como actividad exclusiva la derivada de uno o más enclaves determinados, sino que deberá mantener una actividad propia como tal centro especial de empleo, ( art. 3, RD 290/2004, de 20 de febrero ).

La empresa colaboradora podrá actuar como “empresa colaboradora” cualquier empresa del mercado ordinario de trabajo que formalice con un centro especial de empleo el contrato relativo al enclave, ( art. 4, RD 290/2004, de 20 de febrero )

Contrato de enclave

Para la realización del enclave laboral, el centro especial de empleo y la empresa colaboradora suscribirán un contrato , que deberá formalizarse por escrito, con arreglo a los siguientes requisitos ( art. 5, RD 290/2004, de 20 de febrero ):

Contenido mínimo del contrato
  • Identificación de ambas partes, haciendo constar la denominación social, domicilio, número de identificación fiscal y código de cuenta de cotización a la Seguridad Social.
  • Determinación precisa de la obra o servicio objeto del contrato y de la actividad en la que, dentro de la organización general de la empresa colaboradora, vayan a ser ocupados los trabajadores destinados al enclave ( art. 6, RD 290/2004, de 20 de febrero ).
  • Datos identificativos del centro de trabajo donde se va a realizar la obra o prestar el servicio.
  • Duración prevista para el enclave.
  • Número de trabajadores con discapacidad que se ocuparán en el enclave.
  • Precio convenido.
Duración del enclave

La duración mínima del enclave será de tres meses y la duración máxima de tres años, y se podrá prorrogar por periodos no inferiores a tres meses hasta alcanzar aquella duración máxima.

Una vez transcurridos los tres años de duración máxima, el enclave sólo podrá prorrogarse si el centro especial de empleo acreditara que la empresa colaboradora u otra empresa del mercado ordinario de trabajo hubieran contratado con carácter indefinido a trabajadores del enclave con determinados tipos de discapacidad ( art. 6.2 del Real Decreto 290/2004, de 20 de febrero, por el que se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA