Incapacidad del trabajador: gran invalidez o invalidez permanente total o absoluta

Autor:Víctor Santa-Bárbara Rupérez
 
EXTRACTO GRATUITO

La incapacidad (permanente y definitiva, no temporal y/o transitoria) del trabajador para desarrollar y cumplir las prestaciones propias del contrato constituye otra de las causas de extinción del contrato contempladas en el art. 49 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (TRLET) .

El Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social. prevé distintas situaciones que, afectando a la salud y a la integridad física de los trabajadores, suponen su imposibilidad –provisional o definitiva– de cumplir adecuadamente con los requerimientos prestacionales del puesto de trabajo que desempeñan, dando lugar a prestaciones sustitutorias del salario , por parte de la SS.

De menor a mayor incidencia sobre la capacidad de trabajar las incapacidades previstas por la Ley son:

  • Incapacidad Temporal;
  • Incapacidad Permanente Parcial;
  • Incapacidad Permanente Total;
  • Incapacidad Permanente Absoluta;
  • Gran Invalidez.
Contenido
  • 1 Distintos grados de invalidez/incapacidad
  • 2 Efectos de la declaración de invalidez del trabajador
  • 3 Efectos
  • 4 Jurisprudencia destacada
  • 5 Ver también
  • 6 Recursos adicionales
    • 6.1 En formularios
    • 6.2 En doctrina
  • 7 Legislación básica
  • 8 Legislación citada
  • 9 Jurisprudencia citada
Distintos grados de invalidez/incapacidad

La IT (Incapacidad Temporal) es una situación de naturaleza puramente temporal y transitoria, lo que per se excluye la posibilidad de extinguir el contrato de trabajo por esta causa. La imposibilidad «temporal» de prestar servicios es causa de suspensión del contrato de trabajo , pero no es causa habilitante para la extinción del vínculo contractual.

Para que la extinción se produzca se requiere que la incapacidad del trabajador sea definitiva y permanente, y además, de tal entidad y afectación sobre la capacidad psicofísica del trabajador que haga imposible la prestación de servicios.

Con todo y con ello, de entre las señaladas incapacidades permanentes contempladas por el TRLGSS , el TRLET sólo reconoce virtualidad y fuerza extintiva en los tres últimos supuestos: la permanente total, la absoluta, y la gran invalidez.

En el caso de la incapacidad permanente parcial el trabajador debe reincorporase a su puesto de trabajo, aunque, dependiendo de la tipología de las lesiones que padezca, así como de las funciones y tareas que efectivamente pueda desarrollar tras la declaración de incapacidad, aquél deberá ser reubicado por la empresa en un nuevo puesto de trabajo que resulte compatible con su estado, siendo posible, también, una reducción salarial acorde al nuevo puesto a desempeñar.

La definición y delimitación legal de las distintas situaciones incapacitantes hay que buscarla en el art. 194, TRLGSS , conforme al cual la incapacidad permanente -cualquiera que sea su causa determinante- se clasificará (en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo del interesado) en alguno de los grados anteriormente mencionados, teniendo también en cuenta que la concreta calificación (parcial, total, absoluta o gran invalidez) de tal incapacidad se determinará con arreglo a dos parámetros fundamentales:

  • el porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo que reglamentariamente se establezca, y
  • la concreta incidencia de aquella reducción de la capacidad de trabajo en el desarrollo de la profesión que ejercía el trabajador, o del grupo profesional en que su profesión estaba encuadrada, antes de producirse el hecho causante de la incapacidad permanente.

La declaración de incapacidad, su grado y el otorgamiento de las prestaciones correspondientes a la invalidez declarada es competencia de las direcciones provinciales del INSS, cuyas resoluciones en la materia son susceptibles de recurso jurisdiccional ante los Juzgados de lo Social, en primera instancia, y ante los TSJ de las Comunidades Autónomas o TS, en vía de recurso.

Efectos de la declaración de invalidez del trabajador

La invalidez, lo mismo que el fallecimiento , puede ser consecuencia de enfermedad común o accidente no laboral, de enfermedad profesional o de accidente de trabajo .

A la declaración de incapacidad normalmente precede un período, más o menos prolongado, en que el trabajador habrá estado ausente de su puesto de trabajo, en situación de incapacidad laboral transitoria y probablemente de invalidez provisional.

Mientras se encuentra en alguna de las situaciones definidas por la temporalidad, su contrato de trabajo se hallará en suspenso , lo que supone que conserva su derecho a reintegrarse a su puesto de trabajo en cuanto se haya repuesto de las lesiones y reciba el alta para el trabajo, con o sin secuelas.

En relación al contrato de trabajo, la declaración administrativa o en su caso judicial que establezca la situación de incapacidad, es constitutiva, puesto que es la resolución administrativa o la sentencia del Juzgado de lo Social la que introduce un cambio en la situación jurídica del trabajador, tanto respecto a la SS como respecto de la empresa a la que se hallaba vinculado.

Efectos
  • Salvo que la situación de incapacidad, a juicio del órgano de calificación, vaya a ser previsiblemente objeto de revisión por mejoría que pueda comportar el retorno al puesto de trabajo ( Art. 48.2, TRLET ), la declaración de Incapacidad Permamente Absoluta o de Gran Invalidez produce, como efecto automático, la extinción del contrato de trabajo, por cuanto supone un reconocimiento administrativo o judicial de la total imposibilidad del trabajador para realizar ningún tipo de trabajo.

De la declaración...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA