Singularidades de la relación laboral especial de representantes de comercio

Autor:Víctor Santa-Bárbara Rupérez
 
EXTRACTO GRATUITO

El art. 2.1. f) del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (TRLET) considera relación laboral de carácter especial la de las personas que intervengan en operaciones mercantiles por cuenta de uno o más empresarios, sin asumir el riesgo y ventura de aquéllas (representantes de comercio).

Contenido
  • 1 Delimitación de la figura contractual especial de representantes de comercio
  • 2 Exclusiones de la relación laboral especial de representantes de comercio
  • 3 Notas características de la relación laboral especial de representantes de comercio
  • 4 Forma, contenido y duración del contrato especial de representantes de comercio
    • 4.1 Forma del contrato
    • 4.2 Contenido del contrato
    • 4.3 Duración del contrato
  • 5 Obligaciones de las partes en la relación laboral especial de representantes de comercio
    • 5.1 Obligaciones del Representante de Comercio
    • 5.2 Del empresario
  • 6 Normativa destacada
  • 7 Jurisprudencia relevante
  • 8 Ver también
  • 9 Recursos adicionales
    • 9.1 En formularios
    • 9.2 En doctrina
  • 10 Legislación básica
  • 11 Legislación citada
  • 12 Jurisprudencia citada
Delimitación de la figura contractual especial de representantes de comercio

Se configura esta relación especial como aquel contrato celebrado entre una persona natural (física) que, actuando bajo la denominación de representante, mediador, comisionista o cualesquiera otra con la que se le pueda identificar laboralmente, se obliga con uno o más empresarios a cambio de una remuneración, a promover o concertar personalmente operaciones mercantiles por cuenta de los mismos, sin asumir el riesgo y ventura de tales operaciones, pudiendo tal actividad principal ir acompañada o no de la distribución o reparto de los bienes objeto de la operación.

Exclusiones de la relación laboral especial de representantes de comercio

No se consideran sujetos de esta relación laboral de carácter especial:

  • Los trabajadores de la empresa que aun dedicándose a promover o concertar operaciones mercantiles para la misma, lo hagan en sus locales o teniendo en ellos su puesto de trabajo y sujetos al horario laboral de la empresa. Nos hallaremos, en estos casos, en presencia de una auténtica y genuina relación laboral común de un trabajador sometido al ámbito rector y organizativo del poder de dirección empresarial, que, aunque pueda realizar desplazamientos y viajes a las sedes o locales de los clientes realmente desarrolla sus tareas y servicios en el seno de la empresa y de acuerdo con las instrucciones y estrategias comerciales diseñadas por la misma, bajo la autoridad y mando directo de los mandos laborales superiores que puedan integrar el organigrama de la empresa en el ámbito específico de su organización comercial interna.
  • Quienes se dediquen a promover o concertar operaciones mercantiles de forma continuada por cuenta de uno o más empresarios, como titulares de una organización empresarial autónoma, entendiendo por tal aquella que cuenta con instalaciones y personal propios. Se presumirá que no existe esta organización empresarial autónoma cuando quienes se dediquen a promover o concertar operaciones mercantiles actúen conforme a las instrucciones de su empresario con respecto a materias como horarios de trabajo, itinerario, criterios de distribución, precios o forma de realizar los pedidos y contratos.

Se hallan excluidos, pues, de poder ser calificados como “trabajadores por cuenta ajena titulares de esta relación laboral especial” los “agentes” y demás intermediarios de comercio independientes que “organizan su actividad profesional y el tiempo dedicado a la misma de acuerdo con sus propios criterios”, intermediarios éstos que, además, pueden actuar como tanto como personas naturales o jurídicas, y que pueden (o no) asumir el riesgo y ventura de las operaciones en las que intermedien, es que así se pacta en sus respectivo contrato.( Arts. 1 y 2 de la Ley 12/1992 , de 27 de mayo, sobre Contrato de Agencia ).

  • Las personas naturales que se hallen incluidas en el ámbito de la normativa específica sobre producción de seguros y corresponsales no banqueros, siempre que conforme a dicha normativa, se configuren como sujetos de una relación mercantil. Conforme a la Ley 26/2006, de 17 de julio, de mediación de seguros y reaseguros privados ( art. 9 y ss ), los agentes de seguros pueden ser agentes de seguros exclusivos y agentes de seguros vinculados cuyas relaciones contractuales con las correspondientes compañías aseguradoras se regirán por las normas del contrato de agencia de seguros ( art. 10, Ley 26/2006, de 17 de julio ), que tendrá siempre carácter mercantil; y cuyo contenido será el que las partes acuerden libremente, rigiendo con carácter supletorio la Ley 12/1992, de 27 de mayo .
Notas características de la relación laboral especial de representantes de comercio
  • El representante ha de ser persona natural (física). Característica que deriva de la propia naturaleza del contrato de trabajo el cual siempre es de carácter personalísimo (intuitu personae) y concertado para recibir unos servicios de «una persona concreta», no de otra. Los contratos celebrados con una «organización» u empresa (persona jurídica) aun teniendo el mismo objeto en cuanto al servicio a prestar al empresario, están excluidos, por ello, no ya de la conceptuación de “relación laboral especial” sino de la categoría general de “contrato de trabajo”.
  • No existe obligación de exclusividad en la prestación. No tiene, necesariamente, que darse la nota de la exclusividad de la prestación en favor de un único empresario. El representante puede realizar sus servicios para «uno o varios» empresarios sin que por ello quede desvirtuada la naturaleza especial y la autonomía de cada una de las relaciones contractuales mantenidas con los distintos empresarios .
  • Intervención personal en la mediación. Con arreglo al carácter de «personalísimo» del contrato, debe ser el propio trabajador contratado, y no otro (ni un ayudante o familiar) el que realice, y lleve a cabo directamente y por sí las tareas y prestaciones que constituyen el objeto del contrato.
  • No asunción del riesgo y ventura de las operaciones. Se trata aquí de un requisito esencial en este tipo de relación contractual, de tal forma que si el mediador-representante asume el riesgo y ventura de las operaciones mercantiles en que interviene (ya sea promoviéndolas, ya concertándolas en nombre del empresario) queda excluida la laboralidad del contrato. Esta no asunción del riesgo y ventura de las operaciones en que interviene el representante de comercio se configura como el elemento diferenciador más claro y determinante entre esta figura contractual y el contrato de comisión mercantil regulado en el art. 244 y ss del Código de Comercio (Cco) por un lado, y el “Contrato de Agencia” por otro ( Ley 12/1992, de 27 de mayo )

«Asumir el riesgo y ventura» o «responder del buen fin» de la operación significa hacerse responsable ante el empresario-vendedor del pago del valor o importe de la operación mercantil (generalmente de compraventa de mercancías) en la que se ha mediado para el caso de que el tercero con quien el empresario haya contratado no satisfaga aquél...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA