Fallecimiento, jubilación e incapacidad del empresario sin sucesión en la actividad empresarial

Autor:Víctor Santa-Bárbara Rupérez
 
EXTRACTO GRATUITO

El art. 49.1 g) del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (TRLET) prevé que extinción del contrato :

«... por muerte, jubilación en los casos previstos en el régimen correspondiente de la Seguridad Social, o incapacidad del empresario, sin perjuicio de lo dispuesto en el art. 44 , o por extinción de la personalidad jurídica del contratante...»

Para que sea posible la extinción de los contratos de trabajo en base al párrafo primero del art. 49.1, letra g, TRLET , ha de darse un primer y fundamental requisito: el sujeto empresario del contrato que se ha de extinguir debe ser una persona individual –lo que en derecho se llama una persona natural o física–, como lo es siempre y en todo caso el sujeto trabajador.

Esta causa no es de aplicación a las personas jurídicas (sociedades civiles, mercantiles o laborales, cooperativas, fundaciones, instituciones, etc.), cuya personalidad y capacidad para contratar es distinta e independiente de las personalidades de los sujetos que las componen o integran y que, en último término, no actúan más que como representantes de las personas jurídicas.

En este apartado se analiza la extinción del contrato por fallecimiento, jubilación e incapacidad del empresario, sin sucesión en la actividad empresarial.

Contenido
  • 1 Supuestos de hecho que pueden dar lugar a la extinción del contrato por no continuación de la actividad empresarial
    • 1.1 Muerte del empresario
    • 1.2 Jubilación del empresario en los casos previstos en el régimen correspondiente a la Seguridad Social
    • 1.3 Incapacidad del empresario
  • 2 Jurisprudencia destacada
  • 3 Ver también
  • 4 Recursos adicionales
    • 4.1 En doctrina
  • 5 Legislación básica
  • 6 Legislación citada
  • 7 Jurisprudencia citada
Supuestos de hecho que pueden dar lugar a la extinción del contrato por no continuación de la actividad empresarial

La causa de extinción propiamente dicha es la no continuación de la actividad empresarial tras la muerte, jubilación o incapacidad del empresario, pues existiendo quien lo sustituya en su actividad (como hemos visto) no se extinguirán los contratos, quedando el sucesor subrogado en cuantos derechos y obligaciones correspondían al anterior empresario. Éste es el alcance de la salvedad «sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 44 ET »; cuyo art. titulado «La sucesión de la empresa», dispone:

«... el cambio de la titularidad de la empresa, centro de trabajo o de una unidad productiva autónoma de la misma, no extinguirá por sí mismo la relación laboral, quedando el nuevo empresario subrogado en los derechos y obligaciones laborales del anterior…»
Muerte del empresario

El fallecimiento equivale a su desaparición física, y como hecho objetivo no plantea, en sí mismo, problema alguno. La problemática se suscita, no por el hecho del fallecimiento, sino por la posible continuidad del negocio o explotación por otra u otras persona/s, tras el fallecimiento del titular.

Jubilación del empresario en los casos previstos en el régimen correspondiente a la Seguridad Social

Por «régimen correspondiente» hay que entender cualquiera de los regímenes especiales que permiten compatibilizar la condición de afiliado por cuenta propia con la de titular- empresario de relaciones laborales por cuenta ajena. El régimen más característico es, sin duda, el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (o por cuenta propia). Pero también se contempla esta situación en otros regímenes especiales: el Régimen (Sistema) Especial Agrario, el de los representantes de comercio y otros, hoy ya integrados en el Régimen General.

Como señalamos al referirnos a la jubilación del trabajador , esta situación, a diferencia de los otros dos supuestos contemplados en esta misma causa del TRLET , es un acto de voluntad del empresario en cuestión; en definitiva, un derecho que le asiste, cumplida determinada edad. A partir de la edad mínima de jubilación establecida en el Régimen...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA