Empresas de Trabajo Temporal

 
EXTRACTO GRATUITO

La contratación de trabajadores con la finalidad de cederlos con carácter temporal a otras empresas para hacer frente a necesidades coyunturales había sido tradicionalmente prohibida por los ordenamientos laborales y considerada como tráfico ilegal de mano de obra, asimilándola a la actividad de intermediación en el mercado de trabajo con fines lucrativos, por estimar que ambas figuras podían atentar contra derechos fundamentales de los trabajadores .

No obstante, desde la década de los sesenta, los países centrales de la Unión Europea, teniendo ratificado, al igual que España, el Convenio Internacional del Trabajo No. 96 relativo a las Agencias Retribuidas de Colocación (revisado en 1949) , habían venido regulando la actividad de las empresas de trabajo temporal entendiendo que su actuación cuando se desarrolla de forma debidamente controlada lejos de perjudicar a los trabajadores por ellas contratados pueden canalizar un volumen muy importante de empleo cuya especialización e inmediatez en la respuesta era difícil ofrecer a través de los mecanismos tradicionales.

Contenido
  • 1 Concepto y naturaleza de Empresa de Trabajo Temporal (ETT)
  • 2 Autorización administrativa como ETT
    • 2.1 Requisitos para obtener la autorización administrativa
    • 2.2 Solicitud y procedimiento para la obtención de la autorización
  • 3 Garantía financiera
    • 3.1 Cuantía de la garantía financiera
    • 3.2 Finalidad de la garantía financiera
    • 3.3 Ejecución de la garantía
    • 3.4 Liberación de la garantía
  • 4 Registro Público de ETT
  • 5 Obligaciones de la ETT
    • 5.1 De información a la Administración
    • 5.2 De información a las empresas usuarias
  • 6 Relaciones laborales en la ETT
  • 7 Normativa destacada
  • 8 Ver también
  • 9 Recursos adicionales
    • 9.1 En formularios
    • 9.2 En doctrina
  • 10 Legislación básica
  • 11 Legislación citada
Concepto y naturaleza de Empresa de Trabajo Temporal (ETT)

La ETT es aquella empresa cuya actividad esencial (y razón de su existencia legal) consiste en poner a disposición de otra empresa (denominada empresa usuaria), con carácter temporal, trabajadores por ella contratados. La contratación de trabajadores para cederlos temporalmente a otra empresa solo podrá efectuarse a través de empresas de trabajo temporal debidamente autorizadas en los términos previstos en la Ley .

Las empresas de trabajo temporal podrán, además, actuar como agencias de colocación cuando cumplan los requisitos establecidos en el Real Decreto Legislativo 3/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Empleo , y su normativa de desarrollo.

Asimismo, podrán desarrollar actividades de formación para la cualificación profesional conforme a la normativa específica de aplicación, así como de asesoramiento y consultoría de recursos humanos.

En su relación tanto con los trabajadores como con las empresas clientes las empresas de trabajo temporal deberán informar expresamente y en cada caso si su actuación lo es en la condición de empresa de trabajo temporal o de cualquier otra de las actividades permitidas.

Las ETT surgen en nuestro ordenamiento tras la reforma laboral efectuada por la Ley 14/1994, de 1 de junio, por la que se regulan las Empresas de Trabajo Temporal , que posibilita la cesión de trabajadores de una empresa a otra (cesión hasta entonces rigurosamente prohibida), siempre y cuando se efectúe a través de una ETT debidamente autorizada (en los restantes casos, continúa siendo ilegal, según el art. 43.1 ET ).

Las cooperativas de trabajo asociado también pueden obtener la autorización para actuar como ETT.

La finalidad de las ETT ( y, por tanto, el por qué de su admisión en nuestro Ordenamiento) es la de actuar como intermediadoras en el mercado de trabajo, entre el trabajador -llamado impropiamente- «temporal» y la empresa (usuaria) que recibe sus servicios, facilitando así a esta última la mano de obra, así como servir de acceso al empleo a trabajadores jóvenes e incluso colectivos de población activa con dificultades de inserción en el mercado de trabajo.

En razón a las prevenciones que siempre han suscitado este tipo de empresas, la Ley reguladora de las ETT modificada por la Ley 18/2014, de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, competitividad y la eficiencia establece intensos controles sobre aquellas por parte de la Administración y toda una serie de requisitos que tales empresas deben cumplir que actúan como garantía de que su actuación en el mercado de trabajo no resulte, finalmente, en perjuicio de los derechos de los trabajadores.

Manifestaciones de este control administrativo son:

  • Las diferentes obligaciones de información de la ETT respecto de la Autoridad Laboral.
  • Un régimen de infracciones y sanciones específico para este tipo de empresas.

Las ETT están autorizarlas a operar como « Agencias de Colocación » (gratuitas para los trabajadores) sometiéndolas a los preceptivos autorización y controles administrativos, y al cumplimiento de los requisitos que para la gestión y desarrollo de esta actividad de intermediación laboral se contienen en el Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo y su normativa de desarrollo.

Autorización administrativa como ETT Requisitos para obtener la autorización administrativa

Los requisitos que deben acreditarse para obtener la autorización administrativa como ETT y operadores-intermediadores en el mercado de trabajo son los siguientes ( art. 2 de la Ley 18/2014, de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia ):

a) Disponer de una estructura organizativa que le permita cumplir las obligaciones que asume como empleador en relación con el objeto social.

b) Dedicarse exclusivamente a la actividad constitutiva de empresa de trabajo temporal, sin perjuicio de lo establecido en el art. 1, Ley 14/1994 (desarrollo de actividades de formación para la cualificación profesional conforme a la normativa específica de aplicación, así como de asesoramiento y consultoría de recursos humanos)

c) Encontrarse al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social.

d) Garantizar, en los términos previstos en el artículo siguiente, el cumplimiento de las obligaciones salariales, indemnizatorias y con la Seguridad Social.

e) No haber sido sancionada con suspensión de actividad en dos o más ocasiones.

f) Incluir en su denominación los términos empresa de trabajo temporal o su abreviatura ETT.

A efectos de apreciar el cumplimiento del requisito relativo a la estructura organizativa, se valorará la adecuación y suficiencia de los elementos de la empresa para desarrollar la actividad planteada como objeto de la misma, particularmente en lo que se refiere a la selección de los trabajadores, su formación y las restantes obligaciones laborales. Para esta valoración se tendrán en cuenta factores como:

  • la dimensión y equipamiento de los centros de trabajo;
  • el número, dedicación, cualificación profesional y estabilidad en el empleo de los trabajadores contratados para prestar servicios bajo la dirección de la empresa de trabajo temporal; y
  • el sistema organizativo y los procesos tecnológicos utilizados para la selección y formación de los trabajadores contratados para su puesta a disposición en empresas usuarias.

La empresa de trabajo temporal deberá contar con un número mínimo de doce trabajadores, o el que corresponda proporcionalmente, contratados para prestar servicios bajo su dirección con contratos de duración indefinida, a tiempo completo o parcial, por cada mil trabajadores contratados en el año inmediatamente anterior, computados teniendo en cuenta el número de días totales de puesta a disposición del conjunto de los trabajadores cedidos, dividido por trescientos sesenta y cinco; o, cuando el número de trabajadores cedidos, computados conforme a la regla anterior, fuera superior a cinco mil, al menos sesenta trabajadores.

Este requisito...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS