Empresa y empresario

 
EXTRACTO GRATUITO

El contrato de trabajo se establece entre dos sujetos, el uno denominado empresa o empresario, que es quien, en determinadas condiciones, recibe y viene obligado a retribuir la prestación personal del otro; y este otro, una persona física denominada trabajador/a quien, personal y voluntariamente, y bajo la dirección y organización de aquél/la ejecuta la prestación de trabajo y tareas convenidas que constituyen el objeto del contrato.

El ser reputado o conceptualmente calificado de empresario/a en el marco de una prestación personal de servicios supone y lleva aparejadas toda una serie de derechos y obligaciones que se configuran por un lado frente al otro sujeto de contrato ( trabajador/a ) y por otro frente a la Administración Laboral y de la Seguridad Social en cuanto garantes de la legalidad la primera y sistema de protección social de los trabajadores la otra.

Es así que resulta de capital importancia el examen y determinación de las notas y características legales que en cada caso concreto hayan de determinar tanto la real existencia de un contrato de trabajo como la identificación y determinación del sujeto empresario en aquella relación contractual; puesto que de tal ejercicio derivará también la legitimación procesal requerida para ser sujeto activo o pasivo del ejercicio ante los Tribunales del Orden Jurisdiccional Social de cuantas acciones judiciales puedan derivarse de aquella condición jurídica. Arts. 1 y 2 de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social .

Contenido
  • 1 Concepto legal de empresario
  • 2 Capacidad de los empresarios personas físicas
  • 3 Capacidad de los empresarios personas jurídicas
  • 4 Condición jurídica de empresario en las comunidades de bienes
  • 5 Grupos de sociedades (Grupo de Empresas)
  • 6 Normativa destacada
  • 7 Jurisprudencia relevante
  • 8 Ver también
  • 9 Recursos adicionales
    • 9.1 En formularios
    • 9.2 En doctrina
  • 10 Legislación básica
  • 11 Legislación citada
  • 12 Jurisprudencia citada
Concepto legal de empresario

En el Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, empresario (o «empleador» si utilizamos el término acuñado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y posteriormente acogido por el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (TRLET) ), es, conforme al art. 1 :

toda aquella persona física o jurídica, o comunidad de bienes, bajo cuya organización y dirección y por cuya cuenta se efectúa la prestación voluntaria y retribuida de servicios de los trabajadores en las condiciones de libertad, remuneración y dependencia señalados en el mencionado artículo.

En el ámbito de aplicación de la Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social , se considerará empresario, aunque su actividad no esté motivada por el ánimo de lucro, a toda persona natural o jurídica, pública o privada por cuya cuenta trabajen los trabajadores que presten sus servicios en las condiciones establecidas por el art. 1.1, TRLET en las distintas ramas de la actividad económica o asimilados a ellos, bien sean eventuales, de temporada o fijos, aun de trabajo discontinuo, e incluidos los trabajadores a distancia, y con independencia, todos los casos, del grupo profesional del trabajador, de la forma y cuantía de la remuneración que perciba y de la naturaleza común o especial de su relación laboral.

En definitiva, y en relación al sistema público de Seguridad Social (SS), se considerará empresario, aunque su actividad no sea calificable de mercantil o no esté motivada por el ánimo de lucro, a toda persona natural o jurídica, pública o privada, a la que presten sus servicios, con la consideración jurídico-legal de trabajadores por cuenta ajena o asimilados, las personas incluidas en cualquier régimen de los que integran el sistema de la SS, así como aquellas entidades que sin tener personalidad jurídica, reciben la prestación de servicios de dichas personas (comunidades de bienes, sociedades civiles sin personalidad, etc.)

Asimismo, tendrán la consideración de empresario las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) respecto de las personas que contraten para ser cedidas a empresas usuarias.

Capacidad de los empresarios personas físicas

En cuanto a normas y reglas de capacidad jurídica y de obrar , no existen requisitos especiales o específicos para contratar laboralmente como empresario. Rigen las normas generales sobre capacidad jurídica y de obrar establecidas por el Código Civil (CC) .

De acuerdo con ello, pueden contratar (como empresarios) la prestación remunerada de servicios de un tercero todos aquellos que sean mayores de edad 18 años cumplidos que no se hallen incapacitados judicialmente .

También pueden contratar, en calidad de empresarios, los menores de edad que estén emancipados, ya que tal condición jurídica habilita al menor para regir su persona y bienes como si fuera mayor de edad. Debe tenerse en cuenta, no obstante, que el menor emancipado no podrá, hasta que llegue a la mayoría de edad, tomar dinero a préstamo, gravar o enajenar bienes inmuebles y establecimientos mercantiles o industriales u objetos de extraordinario valor sin consentimiento de sus padres y, a falta de ambos, de su tutor ( art. 323, CC ).

La emancipación tiene lugar ( art. 314, CC modificado por la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria ):

  • Por la mayoría de edad.
  • Por concesión judicial.
Capacidad de los empresarios personas jurídicas

Las reglas afectantes a la capacidad jurídica y de obrar de corporaciones, asociaciones, fundaciones y sociedades vienen determinadas conforme a las leyes específicas que regulan su constitución y funcionamiento .

De igual forma, las personas jurídicas pueden adquirir y poseer bienes de todas clases, así como contraer obligaciones y ejercitar acciones civiles o criminales, conforme a las leyes y reglas de su constitución ( arts. 35, 36, 37 y 38, CC ).

En el ámbito del Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social será siempre el representante o representantes, con poder y capacidad legal suficientes, quien contrate laboralmente -como empresario- con el trabajador en nombre de la persona jurídica.

Condición jurídica de empresario en las comunidades de bienes

Igualmente y en las mismas condiciones ya vistas, el art. 1.2, TRLET señala y atribuye la condición jurídica de empresario, aunque carezcan de personalidad jurídica, a las comunidades de bienes , entre las que cabe incluir a los diferentes tipos de uniones y/o agrupaciones de empresas -a su vez, con o sin personalidad jurídica propia- que (ya sea actuando como personas jurídicas ó físicas/naturales), pueden haberse constituido de forma temporal o permanente para actuar en el tráfico jurídico-mercantil y que, en definitiva, empleando una organización de medios materiales y humanos, desarrollan una actividad o servicio económicos de forma unitaria y coordinada a la obtención de una finalidad concreta en el tráfico mercantil utilizando para ello los servicios de los diferentes trabajadores empleados a tal fin.

La inexistencia de personalidad jurídica propia en tales entidades/agrupaciones no impide pues...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA