Accidente de trabajo

 
EXTRACTO GRATUITO

Las contingencias protegibles las encontramos reguladas en los artículos 155 a 160, y 243 y 244 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social. y correspondencia con:

La acción protectora del Régimen General de Seguridad social será, con excepción de las modalidades de prestaciones no contributivas, la establecida en el artículo 42, TRLGSS .

Incluye dentro de su ámbito de protección tanto las contingencias o riesgos comunes (tales como enfermedad, maternidad, etc.), como las contingencias o riesgos profesionales (accidentes y enfermedades profesionales). Las contingencias profesionales difieren de las comunes, no sólo en cuanto a los requisitos precisos para causar derecho a las mismas, sino también a cuanto a la mayor protección que dispensan.

Contenido
  • 1 Concepto de accidente de trabajo
  • 2 Supuestos de accidente de trabajo
  • 3 Presunción de laboralidad
  • 4 Exclusiones
  • 5 Casos en que no se impedirá la calificación de un accidente como de trabajo
  • 6 Ver también
  • 7 Recursos adicionales
    • 7.1 En formularios
    • 7.2 En doctrina
  • 8 Legislación básica
  • 9 Legislación citada
  • 10 Jurisprudencia citada
Concepto de accidente de trabajo

El artículo 156, TRLGSS regula el accidente de trabajo y lo describe como toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena. La jurisprudencia ha precisado y delimitado este concepto, señalando una serie de exigencias y definiciones de cada uno de los elementos que conforman el concepto, pasamos a analizarlos, mediante el estudio de la sistematización realizada por la STSJ de Madrid 10/2006, de 9 de enero [j 1], entendiendo que los siguientes, son los elementos necesarios y determinantes del accidente de trabajo:

1. Lesión corporal. Definido por ejemplo en la STSJ de Madrid 10/2006, de 9 de enero [j 2], donde se entiende que es “un daño, físico o psíquico sufrido en el cuerpo del accidentado”, ya sea un “traumatismo, una acción o irrupción súbita o violenta, como puede ser una herida producida por un golpe, quemadura, corte o caída”… “lesión sicosomática o enfermedad producida por el deterioro lento y progresivo”.

2. Trabajo por cuenta ajena. Sin embargo, tal y como establece el fundamento de derecho tercero de la STSJ de Madrid 10/2006, de 9 de enero [j 3], tiene que entenderse superado este concepto, extendiéndose para otros regímenes, donde estamos hablando de trabajadores por cuenta ajena, como es en los regímenes especiales de trabajadores del mar, y agrarios.

3. La conexión entre el trabajo y la lesión. El mismo fundamento de derecho tercero de la STSJ de Madrid 10/2006, de 9 de enero [j 4], requiere que se dé esta relación de causalidad, para que pueda entenderse como accidente de trabajo. Definiendo la relación como “la conexión entre el trabajo y la lesión se produce cuando el trabajo se ejecuta bajo la dirección del empresario, en actos preparatorios al desarrollo del trabajo como el aparcamiento o en las pausas del trabajo”. Por su parte, la STSJ de Madrid de 15/02/1994, citada en la sentencia que comentamos, interpreta este requisito como algo en donde no es necesario precisar su significación, mayor o menor, próxima o remota, concausal o coadyuvante.

4. La jurisprudencia añade un cuarto requisito al interpretar que el accidente laboral precisa una doble relación de causalidad: por una parte la relación señalada entre trabajo y lesión, y por otra entre lesión y situación invalidante o protegida, aún cuando esta relación no tiene que ser tan fuerte y clara como la previa. En la sentencia que analizamos, STSJ de Madrid 10/2006, de 9 de enero [j 5], se dice en este sentido que la expresión “con ocasión” elimina la hipótesis de una causalidad rígida, flexibilizando la relación hasta el punto de admitir tanto las relaciones directas como las indirectas. No se exige, por tanto, que el trabajo, sea la causa determinante directa de la lesión, sino que basta, simplemente con que el desarrollo de una actividad profesional determine, bajo la forma de una vulnerabilidad específica, la exposición del sujeto a una serie de riesgos inherentes al trabajo.

La STS, Sala 4ª de lo Social, de 13 de abril de 2016, rec. nº 3043/2013 [j 6] determina que la sentencia recurrida, que resolvió sobre la demanda de indemnización de daños y perjuicios derivada de accidente de trabajo, desestimando la misma, no tuvo en cuenta otra sentencia anterior firme de la misma sala, en la que se mantuvo el recargo de prestaciones por falta de medidas de seguridad en el mismo accidente de trabajo que ocasionó el fallecimiento del trabajador; y la STS nº 457/2016, Sala 4ª, de lo Social, 1 de junio de 2016 [j 7] establece que no existe la prescripción...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS